Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte estas Artículo
X

Los niños y las golosinas ¿qué hacer?

(0 opiniones)

La cantidad de golosinas, bebidas azucaradas y helados influye en la calidad de la alimentación del niño

Jueves, Abril 21st, 2016

Si tu hijo te pide comer cosas dulces a cada momento, deberías tratar de fijar límites sin transformarte en la mala de la casa. 

La cantidad de golosinas, bebidas azucaradas y helados influye en la calidad de la alimentación del niño. Esto se debe a que los alimentos del grupo de los azúcares y dulces aportan energía o calorías que no son acompañadas por vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios para su crecimiento. Por otro lado, además de que pueden favorecer la formación de caries dental, pueden desplazar la ingesta de alimentos más nutritivos y saludables al reducir el apetito de los niños.
 
Si tu hijo te pide comer cosas dulces a cada momento, deberías tratar de fijar límites sin transformarte en la mala de la casa. Una buena estrategia es su disminución escalonada y no la prohibición absoluta. Tampoco usarlos como recompensa o castigo, por ejemplo: “si hacés toda la tarea, podés comer el alfajor”.
 
De todos modos, es importante trabajar y educar sobre este tema desde temprana edad para que los niños no caigan en hábitos que son difíciles de modificar más tarde.
 
En primer lugar, te sugerimos que ofrezcas a tu hijo desde pequeño opciones dulces saludables tales como frutas en rodajas o cubitos, cereales infantiles, yogures, postres de leche, arroz con leche, palitos de zanahorias y tomates cherries. Podés introducir copos de cereales cuando progresan en su alimentación. Después de los 3 años, los pochoclos sin azúcar y sal son una buena alternativa.
 
También es importante que haya un completo acuerdo entre los integrantes de la casa respecto a evitar las comidas a deshoras y respecto a qué se le ofrece, ya que si alguien cede, no se logrará cambiar el hábito.
 
Se recomienda poner a la vista, tanto en la heladera como sobre la mesada de la cocina, los alimentos que pueden ser consumidos diariamente.
 
Se puede conversar en la guardería o en el jardín de infantes sobre qué se le ofrece a los niños y tratar de buscar, entre todos, opciones saludables y, de esta forma, educar con el ejemplo. Hay estudios que señalan que madres con alta ingesta de leche tienen hijas que consumen más leche y menos bebidas azucaradas.

 

Las golosinas y dulces deberán ser consumidos con moderación y su cantidad y frecuencia deberán ser de acuerdo al nivel de actividad física del niño.
 
Otras formas de ayudar a que tu hijo desarrolle hábitos saludables: 
 
• Comer en familia al menos una comida al día y en un ambiente agradable, tratando de dejar las tensiones del día separadas de la comida.
 
• Permitir al niño tener cierto control sobre su comida, haciéndolo participar en la preparación de las mismas y ayudándolo en sus progresos a la autonomía.
 
• Respetar sus señales de apetito y saciedad, evitando obligarlo a terminar todo el plato de comida.
 
• Evitar que mire la TV mientras come, ya que la cantidad de comida consumida tiende a ser mayor cuando se está mirando televisión.
 
• Limitar la cantidad de tiempo que el niño mira televisión a no más de dos horas al día y evitar la TV en los menores de 2 años. Los niños que pasan más horas frente al televisor tienen menos probabilidad de participar en actividades que promueven el movimiento y gasto energético, entre otras cosas.

 

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos