Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte estas Artículo
X

Alergia a los alimentos

(0 opiniones)

Si bien las alergias alimentarias son poco habituales, pueden ocurrir y, por eso, es importante que estés preparada para reconocerlas y sepas qué hacer.

Jueves, Abril 21st, 2016

Al entender de qué se trata y cómo funcionan las alergias, podrás reconocer sus primeros síntomas y saber qué hacer si tu bebé tiene alguna vez una reacción adversa a algún alimento.

Si bien las alergias alimentarias son poco habituales, pueden ocurrir y, por eso, es importante que estés preparada para reconocerlas y sepas qué hacer.
 
Cuando un niño tiene alergia a algún alimento, su organismo reacciona como si se tratase de un cuerpo extraño, produciendo un anticuerpo llamado Inmunoglobulina E o IgE. Si vuelve a comer el mismo alimento, los anticuerpos le pedirán a su sistema inmunitario que libere una sustancia conocida como histamina para hacer frente al ataque.
 
En muchos niños una reacción alérgica a un alimento produce urticaria, inflamación, eczema crónico o dificultades respiratorias. Algunas veces los síntomas son gastrointestinales; puede que tu bebé presente vómitos o diarrea. Si tiene una reacción alérgica grave, su vida podría correr peligro.
 
Los bebés pueden tener una reacción a un alimento incluso habiéndolo comido antes sin ningún problema. Por ejemplo, si heredó la tendencia a ser alérgico al huevo, podría ser que no presente ninguna reacción las primeras veces que lo consuma, pero con el tiempo aparecerán los síntomas. Recordá que las primeras exposiciones al alergeno pueden pasar inadvertidas, como en el caso de los huevos, la leche o las nueces.
 
Los síntomas normalmente pueden manifestarse en unos minutos o demorar hasta dos horas después de ingerir una proteína alimentaria específica. La reacción puede ser leve o fuerte.
 
La gran mayoría de las alergias alimentarias son producidas por los siguientes productos: huevos, leche de vaca, maní, trigo, soja, frutos secos, pescado y mariscos.
 
Tu bebé puede heredar la tendencia a tener alergias, pero no necesariamente una específica. Por ejemplo, si vos sufrís alergia a las mascotas, rinitis alérgica o una alergia alimentaria, tu niño tiene una probabilidad del 30 al 50 % de tener alguna clase de alergia, aunque tal vez no sea la misma que vos. Esa probabilidad puede subir hasta el 70 % cuando ambos padres son alérgicos.

Muchas de las  alergias infantiles se curan con el tiempo. Es decir, si tu bebé tiene alguna hipersensibilidad en algunos años, quizás, ya no la tendrá.
 
La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que el amamantamiento ofrece protección contra las alergias. Procura amamantar a tu bebé todo el tiempo que te sea posible, especialmente si tiene antecedentes de alergias.
 
Si tu bebé manifiesta sistemáticamente síntomas, en las dos horas siguientes después de haber ingerido un alimento determinado, hablalo con el médico. Si creés que estas molestias pueden ser por alguna alergia, tal vez te derive a un especialista en alergias infantiles, para que le haga análisis. El médico especialista seguramente podrá decirte qué alimento o alimentos son los causantes del problema y si los síntomas son parte de una reacción inmunitaria (que indica la presencia de una alergia), o si son un signo de que no puede digerir  el alimento (lo que indica que puede haber una intolerancia alimentaria).
 
Si tu bebé ha tenido una reacción alérgica a un alimento, será conveniente que estés preparada por si vuelve a ocurrir. Aún si la primera reacción fue leve, la próxima podría ser intensa. El médico te puede ofrecer un plan de acción.

 

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos